Allí donde la montaña acaricia el cielo hay una cabaña. En el corazón de la misma, una habitación con suelo de madera y vinilos infantiles. En el centro está la cama, una nube de algodón donde poder imaginar. Sobre ella, descansa Cyra, una niña que se siente diferente por las alergias que tiene, pero que desenredando el ovillo que entreteje esta historia, irá descubriendo cómo cada niño y cada niña, cada ser humano, tiene sus diferencias particulares. Un cuento ilustrado que promueve el valor de aprender a aceptarse y quererse tal como uno es y a no compararse con los demás.