La salud mental es compleja, a veces creemos que con solo sentirnos cómodos es suficiente, pero resulta que no, la salud mental depende de más cosas, entre ellas tiene mucho que ver con el permitirse sentir hasta esas emociones que nos enseñaron eran negativas, con el tener metas a corto, mediano y largo plazo, con el soltar esas creencias que en vez de hacernos avanzar nos estancan, tiene que ver con el orden y las prioridades que le damos a las cosas.
Entre más temprano te des cuenta, más fácil es comenzar este camino de la conquista de tu bienestar psíquico somos tan porfiados que a veces la vida nos da señales que hay buscar ayuda que preferimos hablar con un amigo o amiga, ir a un hechicero, echarle la culpa al otro, a la circunstancia, a mis padres, a mi pareja, a la vida misma, pero dar el paso para hacernos responsable nos cuesta tanto aquí el ego nos hace una mala pasada y nos complica las cosas.
La salud psíquica se construye día a día, es una decisión, un compromiso que adquieres contigo por amor, son pequeñas acciones acertadas que tomas a diario requiere entrenamiento y como todo que valga la pena en esta vida no se consigue de un día para otro requiere tiempo pero sobre todo requiere paciencia y tolerancia a la frustración. En este pequeño libro hay diferentes actividades fáciles de hacer hay ejemplo desde cómo organizar tus días, como hacerles frente a las situaciones, como hacer para hacer cursos para tu crecimiento en lo laboral y hasta independízate si deseas, como reconocer cuando actúas de una forma si es por ti o condicionado, como hacer a la hora que vayas a tomar decisiones y hasta cómo conciliar el sueño. Es una especie de manual psicológico para la vida.